Cómo introducir las búsquedas semánticas en tu estrategia digital

Muchas veces, al plantear una estrategia SEO para nuestro negocio nos centramos demasiado en “gustar” a los buscadores y no pensamos en el usuario final. En Internet República siempre insistimos en que es importante saber cómo busca tu posible audiencia a la hora de plantear la estrategia, pero desde que llegó Google Hummingbird (Colibrí), nuestro argumento ha cobrado aún más peso. Y es que Google o cualquier motor de búsqueda no es “el mundo real”, pero la persona que va a hacer esa búsqueda para llegar a tu web, sí que lo es. Las búsquedas semánticas, por tanto, deberían estar presentes en tu estrategia SEO en igual peso al enfoque dado al posicionamiento en buscadores.

Si quieres darle una oportunidad a nuestro planteamiento, hay varios aspectos que debes tener en cuenta:

– Las búsquedas semánticas son aquellas capaces de poner en contexto las consultas diarias de las personas en buscadores, proporcionando así resultados más ajustados a lo que desean encontrar. Un ejemplo claro son los asistentes virtuales como Siri o Google Now, que ‘entienden’ nuestra consulta, sin centrarse en si contiene palabras clave o no. No es que las palabras clave hayan dejado de tener valor ni mucho menos, simplemente ya no tienen la exclusividad absoluta, por lo que a la hora de elegir tus palabras clave debes ponerte el sombrero de usuario y pensar cómo buscarías tu negocio en Internet. Así estarías considerando dos puntos clave de las búsquedas semánticas: el contexto y la intención. Esto implica ya no sólo tener en cuenta las palabras clave de long-tail dentro de tu estrategia, sino incluso ir un poco más allá, al SEO semántico, e introducir esas consultas dentro de tu diccionario de palabras clave. Si eres capaz de dar respuesta a la búsqueda precisa de una persona, aumentará claramente tu CTR y disminuirá tu tasa de rebote.

– El aspecto visual de los resultados de una consulta en Google está variando constantemente, para resultar más precisos y útiles. Un ejemplo, es el Knowledge Graph. La aparición de respuestas directas por parte de Google a ciertas preguntas debe tenerse muy en cuenta, ya que puede perjudicar a tu sitio web si estaba destinado a ser el primer resultado orgánico. 

knowledge graph

– Además del contexto y la intención, otros dos pilares en los que se basan las búsquedas semánticas son el significado y la relevancia de tu contenido. Esto es, tu estrategia de contenido debe ser customer centric. Analiza muy bien a tu audiencia y el mercado, identifica los problemas habituales con los que se encuentran y cómo puedes darle respuesta sin dejar de lado tu USP. El blog corporativo es una buena ocasión para implementar posts de calidad y relevantes. Ya no sirve sólo con tener un blog porque ayuda a posicionar; si tu contenido es útil para tu audiencia, generarás engagement y credibilidad. El esfuerzo de crear un texto que sea a la vez optimizado para SEO y útil para tus usuarios es mayor, pero a la larga te producirá mayores beneficios.

– En el aspecto más técnico, uno de los puntos para ayudar a los buscadores a entender tu contenido, es hacer uso del schema markup (marcado schema.org). Schema.org es una iniciativa de los motores de búsqueda como Google, Yahoo y Bing, para convertir nuestro contenido en datos entendibles para ellos y, además, agregarles atributos que resulten útiles para nuestra audiencia. Esto cobra más importancia si hablamos de negocios locales, de páginas con opiniones y críticas, restaurantes, etc. Para poder usar este marcado no es necesario tener conocimientos en programación HTML, ya que hay herramientas que nos facilitan la tarea. Una de ellas es el Asistente de marcado de datos estructurados de Google. Su uso es bastante sencillo, en primer lugar hay que introducir la URL o fuente HTML de la página que quieras marcar, e indicar el tipo de sitio web que es. La lista de opciones no es muy extensa, en nuestro caso elegimos “Artículos” ya que se trata de un post de nuestro blog.

 

Ejemplo marcado 1

Una vez pulsamos “Empezar a etiquetar” debemos ir seleccionando los elementos del contenido de nuestra página que queremos resaltar (títulos, imágenes…). Una vez marcado con el ratón, nos aparecerá a la derecha un menú con datos a rellenar. Introducimos el Nombre y más abajo, seleccionamos “Añadir las etiquetas que faltan”.  Utiliza ese menú como guía, rellenando los campos que consideres importantes y los que necesites, no todos los contendrá tu texto.

ejemplo marcado 2

Repite con todos los elementos de tu página que consideres necesario etiquetar y cuando termines, haz clic en “Crear HTML”. Una vez ahí, pincha en “Descargar” para obtener el código HTML, y haz “copiar/pegar” en tu CMS o en tu código fuente de tu web.

ejemplo marcado 3

Cuando pulsemos en “Finalizar” nos aparecerá una ventana con “Pasos siguientes”. Utilizar la última opción, la “Herramienta de pruebas de datos estructurados”, nos permitirá ver cómo quedará nuestra web cuando introduzcamos todos los datos estructurados.

pasos siguientes

En este artículo hemos querido hacer una breve introducción a las búsquedas semánticas y la iniciativa Schema.org. Pero si realmente quieres profundizar en el tema, te recomendamos que visites los tipos de schemas más utilizados, y te animes a introducirlos en tu página, o incluso, te atrevas con los JSON LD, el futuro de la web semántica.

The following two tabs change content below.

María Relea

Últimos artículos de María Relea (Ver todos)

Sin comentarios

Deja un comentario:

siete − 6 =