¿Cómo crear contenido de calidad?

Contenido de calidad

Google es la página de inicio en los navegadores de miles de personas. Ofrecer contenido de calidad, y no dejar una pregunta sin respuesta son cuestiones vitales para mantener su posición como principal puerta de entrada a la navegación de gran parte de los usuarios que se lanzan a la red a buscar información de cualquier tipo. El buscador ofrecerá en sus primeros resultados enlaces hacia la páginas cuyo contenido sea considerado relevante e interesante para el usuario. Y nuestro objetivo es estar ahí.

 

¿Cómo es un contenido de calidad? ¿Cuáles son los ingredientes de un buen texto SEO? ¿Y cómo voy a responder la pregunta de un usuario si no hay manera de posicionarme? Hay factores de diversos tipos que pueden ayudar a la hora de posicionar un contenido, y redactarlo pensando tanto en usuarios como en buscadores:

Encontrar LA palabra clave


Generalmente, un artículo debe responder a un criterio de búsqueda, es decir, una palabra clave, una temática. De manera natural, si escribimos un post sobre, por ejemplo, cómo prevenir un resfriado, las palabras “prevenir” y “resfriado” aparecerán frecuentemente. Y frecuentemente, aparecerán juntas.

 

Ahora bien: ¿Qué prevenimos? ¿Resfriado, catarro, o constipado? La herramienta Keyword Planner identificará la consulta que tiene más búsquedas. Centraremos el tema en una sola palabra clave, la principal (en este caso, la más buscada es “prevenir resfriado”) y utilizaremos las demás para apoyar el contenido. Los sinónimos no sólo enriquecen el contenido, sino que además evitan un uso reiterativo de la palabra clave.

 

Nunca está de más hacer la búsqueda de esta palabra clave en Google para conocer el terreno: ver ideas, competidores, tipo de contenido que se genera, audiencia a la que se suele dirigir.

 

Por supuesto, el uso de esta palabra clave en metaetiquetas title y description, así como en la URL y el h1 es vital.

 

Uso sin abuso

La sobrecarga de keywords (keyword stuffing) no sólo no le gusta al buscador, sino que aburrirá a quien lea algo como:

 

El resfriado provoca molestos síntomas que pueden prevenirse fácilmente. Es más fácil prevenir un resfriado que curar un resfriado, por eso, te contamos cómo prevenir un resfriado para que este otoño no estés resfriado.

 

Usuario perdido, adiós visitas futuras. No existe un porcentaje exacto, ni una fórmula matemática que determine cuál es la densidad óptima de palabras clave en un texto. Por eso, escribir un texto natural, gramatical y semánticamente correcto es la mejor manera de hacer un uso “humano” de una palabra clave.

 

Estructura el contenido

Es prácticamente imposible contar bien algo sin estructurarlo antes, tanto si piensas en el SEO como si no. El titular principal nos da la idea (y la palabra clave) más importantes, pero los titulares secundarios son la clave a la hora de separar ideas y conceptos.

 

Los listados son una buena manera de estructurar el contenido y acotar ideas. Es un recurso muy útil y el usuario lo agradecerá. ¿Por qué escribir párrafos y párrafos sobre síntomas del resfriado cuando puedes simplemente enumerarlos en una lista?  ¿No es mejor y más visual una lista de los ingredientes del bizcocho que una enumeración en un párrafo?

 

Al igual que los párrafos separan argumentos, resaltar la idea principal del argumento le gusta al usuario, y le gustará al buscador. Las negritas también son un gran aliado de la legibilidad de un texto. La legibilidad y el SEO están relacionados en la medida en que un blog con los posts “aseados” y estructurados genera visitas, usuarios felices, usuarios que recomiendan, usuarios que vuelven: tráfico.

 

Aporta valor

¿Es conveniente crear un blog? ¿Una sección de noticias? Normalmente, la respuesta es sí. También es cierto que es difícil, por no decir prácticamente imposible, inventar. Pero reenfocar un tema que ya existe, para abordarlo desde un punto de vista diferente, quizá no tanto. Existen miles de post sobre “Cómo prevenir un resfriado”, pero a lo mejor no hay tantos sobre “Prevenir el resfriado y otros mitos griegos” o “Prevenir el resfriado: descubre cuánto ahorrarías en medicamentos”.

 

No sirve de mucho contar lo que ya está contado. Pero nadie se resiste a una perspectiva novedosa, original o incluso controvertida sobre algo que se sabe.

 

Pero sin humo

Si puedes explicar una idea en un párrafo, ¿para qué usar dos? La repetición de ideas da lugar a confusiones y redundancias que no aportan ningún valor.

 

Se ha hablado mucho sobre la extensión de un buen texto SEO. Sin considerar “buen contenido” esos párrafos solitarios que viven en páginas llenas de publicidad (el thin content penalizado por Google con la actualización Fred), podemos dar respuestas muy interesantes en post de 300 palabras, o dar detalles y aportar información usando 1.200. En cualquier caso, forzar la extensión para llegar a una cantidad determinada para añadir más veces la palabra clave, nunca da lugar a contenido de calidad.

 

Si no es posible argumentar una idea en más de tres párrafos, si no se conocen o no se tienen argumentos, o si no hay “chicha” que escribir, no hace falta escribir.

 

Enlazado interno

El enlazado interno entre posts o entre páginas relacionadas de un mismo site puede ayudar a generar más tráfico, sesiones más largas, más enlaces, más autoridad. Si un usuario encuentra interesante un contenido, es probable que lea otro post relacionado. Es importante enlazar siempre desde esa palabra clave principal que se trabaja en el artículo enlazado, transmitiendo la fuerza semántica del anchor text hacia la página enlazada.

 

Factores EAT y directrices de rating

En sus directrices de rating, y a la hora de valorar si un contenido es de calidad, Google tiene en cuenta factores como expertise, authoritativeness, trustworthiness (EAT) a la hora de conferir autoridad a un dominio, basándose en lo que un humano articularía como “¿Y esto quién lo dice?”.

 

A Google le importa quién habla sobre cómo prevenir un resfriado, o sobre la receta del bizcocho de yogur, o sobre lo que es o no es contenido SEO de calidad. De poco serviría hablar en este blog sobre recetas de repostería, o hablar sobre SEO en un blog de cocina.

 

El grado de tiempo, esfuerzo, experiencia y talento sobre una materia son también determinantes a la hora de valorar la calidad del contenido. Un texto bien estructurado conlleva tiempo y esfuerzo. Un argumento bien expuesto, conlleva experiencia.

 

Recortar párrafos de Wikipedia, reescribir y hacer refritos, inventar datos o teorías, exponer ideas vagas, rellenar contenido con imágenes, no citar fuentes y demás técnicas del Rincón del Vago para crear contenido rápido y de relleno son criterios suficientes como para valorar como “baja calidad” el contenido de una página.

 

Combinación de factores

Lo cierto es que un post no va a posicionar por tener negritas, o porque los listados enumeran algo relevante. Poner la palabra clave en el title no va a hacer magia. El posicionamiento de una página no es sólo una cuestión de la calidad del contenido: Google tendrá en cuenta muchos otros factores: la autoridad del dominio, la regularidad de publicación, canonicalización, AMP, alts en las imágenes, errores 404, velocidad de carga, indexabilidad, calidad del código y un largo etcétera.

 

Se dice que “el contenido es el rey”. Pero winter is coming y el rey nunca viaja solo en su camino hacia el Trono de Hierro.

The following two tabs change content below.

Lola Gallent

Últimos artículos de Lola Gallent (Ver todos)

Etiquetas:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
Sin comentarios

Deja un comentario:

2 + veinte =