Cómo mejorar tu reputación online

mejorar reputacion online

Internet no solo sirve para poner a parir a los famosos. Lo creas o no, ahí fuera, agazapados en la espesura de la red de redes, hay un montón de desalmados deseando ponerte a parir a ti o a tu marca. Esperan pacientemente a que cometas el más mínimo error para lanzarse a la yugular y tirar tu reputación online por los suelos, llenando los buscadores de contenidos que no te dejan precisamente en muy buen lugar. Y si no cometes ningún error, no te preocupes, porque siempre se lo pueden inventar.

 

¿Quieres saber cómo combatir la mala fama en Google? Nosotros te ayudamos a que logres mejorar tu reputación en Internet.

 

¿Cómo saber si tienes una crisis de reputación online?

El primer paso para solucionar un problema es ser consciente de que el problema existe. En este caso, la manera de saberlo es muy sencilla: basta con buscarte a ti mismo o a tu marca.

Una crisis de reputación es especialmente grave cuando, solo con echar una ojeada al primer listado de resultados, sin necesidad de entrar en las webs que en él figuran, la idea general que se transmite es negativa:

Resultados negativos en la primera página de Google de una marca que sufre una crisis de reputación online.

No obstante, los problemas de reputación no siempre se detectan de un simple vistazo. A veces es necesario entrar en las páginas que muestra el buscador.

Por ejemplo, esta es una de las entradas incluidas en el top 10 al introducir el nombre de cierto restaurante en Google:

Captura de una entrada de Google de un restaurante con un problema de reputación

A simple vista parece inofensiva. Sin embargo, si hacemos clic sobre ella, nos encontramos con un contenido tremendamente negativo:

Comentarios negativos sobre un restaurante que le generan un problema de reputación en internet

 

Es muy complicado lograr que todo el mundo hable bien de nosotros, pero siempre es recomendable que, como mínimo, el top 10 de resultados que aparecen en Google (la primera página completa) sean positivos o neutros, ya que la mayoría de los usuarios no se preocupan de ir más allá para formarse una opinión.

 

¿Qué medidas tomar ante una crisis de reputación en Internet?

Conseguir que la primera página del buscador quede libre de entradas que perjudican a nuestra reputación es una tarea ardua y que, dependiendo del caso, puede requerir mucho tiempo y trabajo. Para ello hay que lograr desplazar a los contenidos negativos con otros que nos sean más favorables.

 

A continuación te proponemos una serie de ideas que pueden servirte de ayuda si se te cae el alma a los pies al ver lo que sale en pantalla cuando introduces tu nombre o el de tu marca en el cajetín del buscador:

 

1.- WEB / BLOG OFICIAL:

Tener un blog o una web corporativa (o personal, en caso de que el problema afecte a una persona) es de gran ayuda a la hora de controlar la reputación online. Estos sites suelen posicionarse con bastante facilidad entre los primeros puestos para las búsquedas que nos interesa limpiar. Si conseguimos que una o varias de estas páginas aparezcan en lo más alto, nos marcaremos un buen tanto.

 

2.- PERFILES EN REDES SOCIALES:

Utilizar el nombre de la marca o de la persona que sufre la crisis para crear cuentas en redes sociales (Twitter, Linkedin, Youtube, Facebook…) también es muy útil. Si se les dedica un poco de cariño (rellenando las biografías, poniendo una foto…), se consiguen algunos seguidores y se genera un flujo de actividad más o menos constante, lograremos que se asienten entre los primeros resultados que arroja Google.

 

3.- WIKIPEDIA:

Si tu marca (o tú, si ostentas algún cargo lo suficientemente relevante) cuenta con una página propia en Wikipedia, lo más probable es que figure en el top 5 cuando busquemos su nombre.

Eso sí, hay que tener cuidado. Crear una entrada en esta enciclopedia colaborativa solo nos convendrá cuando nuestra crisis de reputación tenga que ver con opiniones personales, ya que estas, según las normas de la plataforma, no tienen cabida en ella.  Si el problema radica en hechos objetivos, lo más seguro es que tarde o temprano acaben por salir a relucir también allí.

En resumen: si nuestro quebradero de cabeza es que alguien dice que la comida de nuestro restaurante es mala, adelante. Pero mucho ojo si lo que ocurre es que un juez nos ha condenado por intoxicar a media ciudad, porque fijo que alguien se tomará la molestia de redactar un epígrafe hablando de ello.

Captura de una entrada de Wikipedia con comentarios que contribuyen a la mala fama de una empresa en internet

 

4.- MENCIONES EN MEDIOS DE COMUNICACIÓN:

Las webs de los medios de comunicación (las de los más importantes) suelen gozar de una altísima autoridad. Esto se traduce en que sus publicaciones tienden a aparecer muy arriba en los buscadores para multitud de términos.
Una noticia positiva o, como mínimo, neutra que gire en torno a la palabra clave que queramos limpiar (nuestro nombre o el de nuestra marca) siempre nos beneficiará, ya que hay muchas probabilidades de que desplace a alguna de las entradas negativas que no queremos que tengan visibilidad.

 

 

5.- LINK BUILDING:

Si conoces un poco el mundo del SEO, sabrás que los links provenientes de webs relevantes ayudan a mejorar el posicionamiento de las páginas.
Si organizamos una buena campaña de link building para generar enlaces que apunten hacia contenidos positivos o neutros de los que salen al buscar nuestra marca, conseguiremos darles un empujón y, con suerte, colocarlos en un buen lugar del ranking. Así, contribuiremos a enviar al olvido a todos aquellos resultados que no queremos que nadie vea.

 

 

Esto es solo una pequeña muestra, pero existen multitud de tácticas para limpiar tu buen (o no tan buen) nombre en la red. Si tienes un problema de este tipo y necesitas algo más que un tutorial de un blog, no te preocupes. En Internet República somos expertos en gestión de la reputación online y podemos ayudarte a diseñar una estrategia de ORM (Online Reputation Management) con la que mejorar tu imagen o la de tu marca en Internet. Consúltanos.

 

 

The following two tabs change content below.

Arturo M. González

Tengo en casa un papel firmado por el rey emérito que dice que soy Licenciado en Periodismo y otro firmado por el rey actual diciendo que tengo un posgrado en Comunicación Multimedia (nunca me acuerdo de enmarcarlos). A veces escribo, otras hago cosillas de SEO y de gestión de la reputación y, de vez en cuando, también doy clases en un máster.

Últimos artículos de Arturo M. González (Ver todos)


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
Sin comentarios

Deja un comentario:

Once − 3 =